ORIGEN DEL OLVIDADO ARTE DE LAVAR LOS PIES

El Olvidado arte de lavar los pies es una herramienta de autoliberación que no procede de ninguna escuela o filosofía de la nueva Era, sino que es un arte milenario que ya estuvo en este planeta en diferentes lugares y culturas y se quedó en el olvido.
En aquel entonces y según la tradición que se acostumbraba se transmitía de maestro a discípulo. Lo practicaron diferentes sabios de la compasión que eran ajenos a cualquier religión, secta o dogma, sabios que nos dejaron el mensaje de la libertad, “sólo la verdad interna te hará libre”.
Ahora, este olvidado arte está nuevamente con nosotros gracias a Jose Luis (LIBRE) que tras una larga y profunda investigación que realizó consigo mismo, lo redescubrió y nos lo entregó como un auténtico camino de desarrollo personal y espiritual… para que experimentemos nuestra propia verdad y nos conozcamos a nosotros mismos.
Debido a la profunda enfermedad degenerativa con la que Libre nació, la artritis reumatoide, y la cual le llevó a estar encadenado y a la impotencia…, y después de una larga búsqueda con diferentes terapeutas, sanadores y medicinas de distintas partes del mundo para salir de su sufrimiento, Libre un buen día se reencontró con este noble y milenario arte. A partir de ahí fue cuando comenzó su verdadera autosanación y liberación.
Fue a través de su enfermedad que comenzó a despertar toda la sabiduría y el conocimiento sobre sí mismo y sobre la vida y las enfermedades, logrando transformar su ignorancia en sabiduría, su tristeza en alegría y el dolor en felicidad. A lo largo de esa profunda investigación como auto-didacta a través del olvidado arte de lavar los pies, fue siendo consciente del autoengaño y la confusión del ser humano y despertó la fuente del amor y la compasión en su interior.
Entonces Libre se entregó al camino y al servicio a la humanidad y nos compartió este noble arte con total pureza, recordándonos que este está exento de cualquier tipo de canalización, visualización o invocación, manteniendo así su verdadera esencia para que todos nos podamos beneficiar con esta herramienta de autosanación.

INTRODUCCIÓN (AUTOSANACIÓN)

Auto sanación es un viaje en el que cada persona se ha de sumergir, no un procedimiento que lleva a cabo un sanador.
Auto sanación es tomar responsabilidad por tus heridas internas y cubrirlas con la luz de tu conciencia.
El poder de la sanación no puede ser adquirido a través de algo externo, sino que se trata del resultado de tu propio crecimiento interior y claridad de conciencia. Por lo tanto, no es por las habilidades o conocimiento que hayas aprendido de alguien más, que tú te sanas, sino puramente por quien tu eres, por el camino interior que has seguido.
El Amor es quien verdaderamente sana. Por ello nadie puede sanar a nadie, solo te puedes sanar a ti mismo cuando despiertes la fuerza del Amor que vive en tu interior y es la que te libera.
Existe una gran diferencia entre curar y sanar. Curar tiene que ver con la aplicación de remedios e implica la resolución de cualquier problema externo que aparezca, como ponerle un parche a una rueda si se ha pinchado, o tratar una mordedura de serpiente, o bien utilizar quimioterapia para tratar un tumor. Pero esto no ayuda a evitar los clavos en la calzada, las serpientes en el bosque, ni la enfermedad que provocó el tumor.
Sanar es algo más amplio y completo. Sanar transforma la vida de uno, y con frecuencia, aunque no siempre, genera curación física.
Cuando sanamos medimos el éxito mediante un bienestar creciente, mediante la sensación de paz, de fuerza y un sentimiento de comunión con toda forma de vida, en definitiva cuando te sanas despiertas la alegría y las ganas de vivir y los sentimientos en tu corazón de la gratitud y servicio desinteresado.
Por lo tanto sanar o ayudar, en esencia, no tiene nada que ver con habilidades específicas o con conocimiento que pueda ser aprendido de libros o tomando cursos, sino mas bien empieza con despertar los valores que hemos perdido los seres humanos (sinceridad, humildad, pureza, paciencia, tolerancia, visión clara, intuición, generosidad, alegría …).
No sirve de nada tener información o conocimiento teórico o intelectual si no comprendemos la verdadera naturaleza de las Leyes de la Vida y si no somos coherentes con nosotros mismos y lo ponemos en práctica en nuestro día a día.
El Olvidado arte de lavar los pies es una herramienta de auto sanación que te permite Integrar esta comprensión de las leyes de la vida no solo de una forma teórica, sino como una experiencia real dentro de ti.

¿QUÉ ES “EL OLVIDADO ARTE DE LAVAR LOS PIES”?

Los pies abarcan todos los registros y experiencias de toda nuestra existencia, patrones, conductas, creencias… y a su vez también están registrados en nuestros pies todas las facultades y el potencial humano. A través de ellos podemos trabajar la purificación y la alquimia.
Podemos decir que el trabajo con el Olvidado arte de lavar los pies es un método mediante el cual una persona puede obtener la purificación de su mente, es decir, la ausencia de odio, miedo, avaricia y mala voluntad; y la presencia de amor, compasión y pureza en su corazón. La sanación esencial del sufrimiento humano es el propósito de este olvidado arte.
Por medio de un masaje en nuestros pies accedemos a la memoria y los registros consiguiendo movilizarlos para traerlos al presente. De esta manera tenemos la oportunidad de establecer un nuevo y correcto aprendizaje de las experiencias traumáticas que nos generan sufrimiento. Así mismo, desbloquea y abre la puerta hacia nuestro auto conocimiento, amor y aceptación de nosotros mismos, desarrollando todo el potencial humano y creativo que llevamos dentro.
Le llamamos también un “arte” porque nos enseña a vivir y a fluir en armonía con las leyes de la vida, con la ley del amor y con las fuerzas más grandes y espirituales de la gratitud y el servicio desinteresado. Y porque si lo practicas con continuidad y seriedad en ti mismo, experimentarás tu propia verdad, que va mucho más allá de sanar un problema físico o emocional.
Este masaje o arte de lavar los pies no es una terapia ni una religión, no es un tratamiento, sino que se convierte en una forma de vida.
Nos damos cuenta de que es en verdad un camino de auto-sanación. Y puesto que la liberación reside en nuestros propios corazones (no en la adaptación a algún poder externo, sobrenatural etc…) activando el amor a través de nuestros pies podemos reencontrarnos con nosotros mismos y convertirnos en vehículos de amor y libertad.

hermandad

PRINCIPIOS BÁSICOS

Sólo existe una salida real al sufrimiento y la ignorancia, la que se establece a través de nuestra autocomprensión.
El masaje de amor sobre nuestros pies nos lleva a experimentar la auténtica liberación.
Respecto a la verdadera sanación como seres humanos, Libre nos aporta su visión de los principios básicos después de haber viajado durante años y compartido esta herramienta por diferentes lugares, escuelas de sanación y corrientes espirituales:

“Como investigador en el sufrimiento y las enfermedades, durante este tiempo he hecho grandes amigos y he conocido a profesores de yoga, de Tai-Chi, etc… Y me he dado cuenta de que todos estos trabajos están muy bien, pero pienso que nos falta lo más importante, que es la LIBERACIÓN DEL SUFRIMIENTO, EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA Y EL AMOR DENTRO DE NOSOTROS.
También he conocido a diferentes terapeutas y médicos que ayudaban a los demás, sin embargo al no haber hecho un trabajo interior de purificación con ellos mismos, su capacidad de sanar estaba limitada y se quedaban con el problema y el sufrimiento de sus pacientes, instalándose la rigidez y las tensiones en ellos.
Pienso que cualquier persona que se dedique al crecimiento personal, en primer lugar ha de sanarse a sí misma. Es a partir de aquí cuando se puede ofrecer una sanación verdadera a los demás, ya que no se puede dar lo que no se tiene. Hay que cultivar en nuestro interior aquello que queremos ofrecer a los demás. El hombre medicina debe probar su propia medicina.
Por otro lado, he visto a muchas personas buscando el conocimiento en India, el Tíbet, en las escrituras… y sin embargo sus corazones estaban cerrados. Y por mucho conocimiento que han aprendido, en sus vidas cotidianas estaban llenos de vacíos y problemas.
Para mí el despertar de la sabiduría y el amor, el camino universal va unido a nobles actos, es decir, a la entrega y al servicio desinteresado hacia los demás.
Con otras personas inteligentes que me he encontrado, para ellos todo esto eran creencias e ilusiones.
El verdadero conocimiento reside en el interior de cada ser humano y para llegar a ello no existe otro camino que pasar por la PURIFICACIÓN y la TRANSFORMACIÓN DE NUESTRA IGNORANCIA Y SUFRIMIENTO.
Desde estas líneas te digo con total certeza, que AQUÍ TIENES UNA HERRAMIENTA, UN ARTE MUY ANTIGUO DE LIBERACIÓN Y COMPASIÓN, que ya desde el principio de la historia ha ido rodando y rodando… yendo parar a manos de diferentes sanadores y sabios.
Ahora lo tienes a tu disposición. ¡¡Te llevará al gran despertar de la conciencia!!
Tengo claro que en estos nuevos tiempos de grandes cambios, en los cuales están apareciendo nuevos problemas y enfermedades, este despertar va ser necesario en este planeta. Él nos llevará a sanar nuestra propia esencia: el Alma.”
¡¡QUE TODOS LOS SERES SEAN FELICES!!

arte_lavar_pies_6

PROPÓSITO DE ESTA HERRAMIENTA

 

Si esta herramienta ha llegado o va llegar a tu vida, es importante comprender algunas cuestiones y has de tener muy claro cómo funciona y cuál es su verdadero propósito para que puedas hacer un uso correcto de ella y así obtener mejores beneficios.
El Olvidado arte de lavar los pies es una herramienta de auto sanación y requiere por tanto de un compromiso sincero y profundo con uno mismo. Vamos a tratar con la liberación del sufrimiento y la ignorancia y esto es algo muy delicado.
Es para personas que quieran encontrar la alegría y la libertad. En verdad esto nadie lo puede hacer por ti, nadie te puede sanar sino que solo tú puedes sanarte a ti mismo a través de tu autocomprensión.
El Olvidado arte de lavar los pies es un camino de superación personal y su finalidad o propósito es la purificación de la mente, de esta manera podemos sanar el alma, que es el verdadero problema del ser humano.
Es importante comprender que su verdadera finalidad no es curar un cáncer o cuaquier enfermedad o desequilibrio mental o emocional, etc -aunque muchas veces conlleva todo esto, ya que está unido- sino que es una herramienta en primer lugar para que te conozcas a ti mismo y aprendas a ser un vehículo del Amor, siendo tu propio maestro.
También el objetivo de este arte es tener una herramienta útil que podamos dar y recibir entre nosotros, con nuestra familia o amigos, y que nos ayude a sanar a través del conocimiento de nosotros mismos.
En cuanto al baño de pies, su objetivo mayor es tocar el alma. Con este acto sagrado quedamos libres de impurezas y al mismo tiempo se armoniza el campo energético y emocional, que nos tiene paralizados sin poder avanzar debido a los miedos, el dolor y el sufrimiento. Es por lo tanto, un trabajo de liberación y sanación y a la vez símbolo de perdón y hermandad.
Y una vez que has practicado el masaje con continuidad y has estado purificando, es entonces cuando puedes entrar en contacto con la otra parte muy importante de esta herramienta, que es poner tu experiencia personal al servicio de la humanidad, sembrando semillas de liberación para ti y para los demás. Entonces podrás realizar labores de servicio desinteresado y compartir tu experiencia con otras personas necesitadas de amor y que estén sufriendo por una u otra causa. Aquí exponemos algunas situaciones en las que esta herramienta también puede ayudar mucho:
. personas con enfermedades en general (fibromialgia, síndrome de fatiga
crónica, alzhéimer, etc…)
. personas que hayan perdido a un ser querido
. terapeutas, psicoterapeutas, médicos y enfermeras
. mujeres embarazadas
. niños y jóvenes con diferentes conflictos, retraso escolar, dificultades con el
lenguaje, etc..
. niños con disminuciones psíquicas, físicas o sensoriales
. personas mayores adultos
. personas en coma y en fase terminal, a la hora de la muerte
. personas con stress, ansiedad y/o depresión
. personas involucradas en su crecimiento personal o que estén descontentos
en algún área de su vida y quieran desarrollar todo su potencial humano y
creativo…
En definitiva, esta herramienta no es un tratamiento sino una forma de vida que te va ayudar a ser consciente y a tomar contacto con la realidad en la que vives. Y aunque no es una terapia, sí es psicoterapéutica. Por medio de este trabajo aprendemos a desarrollar el sentido común: evitar dañar a los demás, ayudar a otros y cultivar pensamientos y emociones con las mismas pautas de amor.
Por esta razón, es una herramienta que se puede integrar en personas libres que viven en hermandad, personas que no siguen ninguna creencia, religión o maestro ajeno y que simplemente recorren el camino universal del amor y la compasión. He aquí el reto de este arte.
Si tu quieres investigar y profundizar seriamente con el Olvidado arte de lavar los pies, has de comenzar por mirar a tu interior con pureza para ver si estás siendo sincero y honesto contigo mismo en el propósito de tu búsqueda, para ver qué es lo que pretendes al querer practicar este masaje de pies, y sobre todo para reconocer si quieres tomar verdaderamente la responsabilidad de ti mismo y de tu vida.

Cristina
Desde mi humilde experiencia, que creo que es común a todos los que os vais encontrando con la herramienta en vuestro camino, os puedo contar que hace dos años empecé a apuntarme a cursos de tipo espiritual. Supongo que buscaba algo, algo que me llenara, ya que mi vida no me satisfacía.
A los ojos de los demás tenía una vida perfecta, familia, salud, trabajo, dinero… pero yo seguía con la sensación de no saber a dónde se dirigía mi vida, y lo que es más importante, con las ganas de hacer algo que me llenara y le diera algún sentido.
Unos meses antes de realizar el taller del lavado de pies, tenía la sensación en el cuerpo que por fin llegaba lo que yo estaba esperando. Era una mezcla de certeza y confianza, sin saber exactamente por qué me sentía así.
Una amiga que trabajaba en el centro donde se iba impartir el taller me habló de Jose Luis y me animé a realizar el taller. Eso sí, no tenía ni idea en qué consistía ni a qué iba yo exactamente.
La sensación que recuerdo estando allí sentada escuchando a Libre, es de felicidad y satisfacción, era como si hubiera encontrado lo que estaba esperando. Todo aquello en lo que yo había estado creyendo en los últimos años, lo sentía materializándose en las palabras de Libre. Y tuve la suerte que mi primera sesión de activación de la energía amor la recibí de las manos de Jose Luis, a quién siempre agradeceré que se cruzara en mi camino y me hiciera tal regalo.
Ahora llevo diez meses activándome semanalmente, y mi vida sencilla y llanamente ha cambiado MUCHÍSIMO. Ahora siento que estoy en el camino que quería y no en el que me marcaban.
Reconozco que no es un camino fácil como casi todos, porque hay etapas difíciles en las que el dolor y nuestras peores miserias se presentan, pero si sabemos hacerles frente y ser más fuertes que ellas, habremos ganado algo muy valioso. Viviremos en AMOR. Y lo que es más importante, tenemos una herramienta que nos ayuda a crecer, a liberarnos, y está en nuestras manos a la espera de que la pongamos en manos de aquellos que tienen la sensación en el cuerpo de que algo muy grande está por llegarles.

Testimonio de Bertha con una persona en fase terminal:
Conocí el “Olvidado arte de lavar los pies” y el masaje en un taller que impartió Toño en México. Después le ofrecí el masaje a mi hermana Consuelo que estaba enferma de cáncer y aceptó.
A mi hermana debido a un tumor en la lengua, le amputaron una parte, teniendo que ser alimentada mediante una sonda.
Tenía mucho dolor y para aliviar un poco este dolor le inyectaban morfina. Era un dolor muy fuerte y el medicamento solo le aliviaba un poco.
Cuando le daba el masaje, a mi hermana le gustaba porque se sentía amada, acompañada y descansaba del dolor.
Le seguí dando el masaje desde mayo hasta el día en que murió, en septiembre del 2006.
Todo este tiempo ella conservó la conciencia y la lucidez no teniendo los efectos colaterales de la morfina; y para la última semana ya no necesitó tanta morfina. En un principio le administraban ocho inyecciones al día, luego ya sólo eran tres.
El último día dejó de hablar y parecía ya no estar aquí, sin embargo, estando yo cerca de ella me dijo: “por favor ponme mi inyección para el dolor y dame mi masaje”. Y se acomodó para que se lo hiciera.
Le di el masaje y se quedó otra vez dormida, esta vez ya no despertó y a las seis horas de haber recibido su último masaje dejó de respirar y murió en completa tranquilidad y paz. Tengo que decir, que también yo estaba en paz a pesar del dolor.

Experiencias de Tere al trabajar con Greta, Alfredo y Bety:
Greta Araceli
A Greta le dio peritonitis, situación que fue de suma urgencia y peligro. Se infectaron sus órganos y no tenía nada de defensas. Al otro día de ingresar al hospital estaba en una situación grave y no daban esperanzas. Estaba en terapia intensiva, se tuvo lo oportunidad de darle un masaje de pies, y esto fue unos 4 días después de que ella había ingresado al hospital. Al otro día del masaje, Greta reaccionó. En realidad ya no hubo otra oportunidad de ingresar con Greta al hospital para darle su masaje, sin embargo se le indicó a su futuro esposo cómo realizar este masaje en sus pies para que continuase dándoselo, y así lo hizo.
Esta situación fue extraordinaria inclusive para todo el personal médico y lo consideraron un milagro, ya que ellos así lo habían expresado “solo un milagro ayudaría a Greta”.
Greta, que debía tener unos 26 años, estuvo meses hospitalizada con progresiones pequeñas pero contínuas.

Alfredo Marín
Él era doctor en medicina general, inició con un tumor en el cerebro y con el paso del tiempo le surgieron otros dos tumores. Le realizaron varias intervenciones para retirárselos; uno de ellos era imposible ya que estaba en uno de los lóbulos en el que su extracción le afectaría en su totalidad el habla, el equilibrio y la coordinación. Tal tumor le fue afectando estas funciones ya que crecía progresivamente. Al doctor Marín se le dio el masaje de pies alrededor de un año.
Yo me percaté de algo; aunque su enfermedad progresaba, sus pies se sentían cada vez más firmes a medida que se le practicaba el masaje de pies semanal, en un principio sus pies estaban débiles.
Al final de cada masaje él comenzaba a mover sus brazos y piernas y sentía que recuperaba el control de sus movimientos y expresaba mucho gusto. Y una de las cosas que expresaba continuamente era que con cada masaje se sentía más cerca de Dios y lo reconfortaba.
Él murió de asfixia, por sus defensas tan bajas le salió una especie de algodoncillo en su boca y garganta hasta tal punto que le provocó la asfixia.
Marín pidió continuamente que nos llamaran para recibir el masaje de pies estando en el hospital, pero su familia no respetó su petición. En ellos me imagino que nunca existió un entendimiento de la herramienta, ellos pensaban que esto lo retenía y su respuesta era que ya no querían que sufriera.
Cuando se terminaba el masaje (no en las últimas ocasiones) Marín no quería que lo ayudaran a caminar, él lo hacía solo y su habla era más fluída y él mismo lo decía, “se dan cuenta como mejora mi habla y me puedo mover mejor”.

Bety
Doctora pediátrica; ella tenía un tumor en el estómago, no sé en qué lugar exactamente. A ella le dieron 6 meses de vida. Yo le di masaje casi dos años, después de 8 años que le habían diagnosticado, ella tuvo toda esa fortaleza ya que sus hijas estaban realmente pequeñas.
Durante todos esos años recibió quimioterapias y realmente la agotaban y le bajaban más las defensas.
Con ella me sucedió lo mismo que con el doctor Marín, sus pies se fueron sintiendo cada vez más firmes y con mayor fortaleza. Y aquí es cuando entendí que la fortaleza interna le ayudó a hacer lo que debía antes de partir, y así continuar su camino con un poco más de tranquilidad.
Ella mencionaba que se sentía tan bien y tranquila con el masaje e incluso mencionaba que no podía dormir y después de su masaje realmente descansaba y dormía plácidamente. Comentaba que sentía energía que le recorría todo el cuerpo.
No sé realmente qué más les puedo contar, pues es poco para todo el tiempo que se convivió con ellos. No puedo negar que en su momento me sentía mal por su partida, me llegué a encariñar. De lo que sí estoy segura es que ellos experimentaron paz en su momento y entendieron el verdadero significado de la herramienta. Continuamente solucionaban cosas inconclusas, ¿qué? No lo sé. Probablemente no alcanzaron a curarse físicamente pero internamente se sanaron y dieron un gran brinco, ambos disfrutaron del masaje pero sólos, sus familias los apoyaban pero no se involucraban.

Experiencia de Nice con el Dr. Marín:
Mi experiencia con el lavado de pies al practicarlo con el Dr. Marín fue verdaderamente extraordinaria, dado la gravedad del tumor que padecía. Y a pesar de ello, las ganas e ilusión que tenía siempre el Doctor porque uno le hiciera su masaje!!. No importaba si era domingo y a pesar de su impedimento y las quimios que le realizaban él cambiaba todo por estar en el lavado de pies. Se le veía el ánimo al llegar así como al irse. Se relajaba bastante y se quedaba dormido profundamente. Y despertaba con ánimo y ganas de vivir. La ayuda que yo le vi es la tranquilidad con que veía las cosas, las gracias que siempre nos daba por ayudarlo me impresionaba mucho, y también la manera de ver la vida y como luchó a pesar del cáncer. Él nunca claudicó y siempre fue agradecido y siento que falleció en paz y feliz a pesar de la tristeza de su familia.

Testimonio Anónimo:
Soy una mujer que en la primera sesión de masaje del arte de lavar los pies empecé a trabajar con una violación por parte de uno de mis hermanos. Fue lo que en el primer masaje removí y esto es lo que yo quería liberar en mi conciencia. Entonces decidí practicar este masaje cada semana y al principio trabajé con un dolor en mi corazón que sentía como si estuviera amarrada con un hilo y me dolía mucho.
Era exactamente igual, en mi mente reviví ese antiguo recuerdo, pero siempre tuve la esperanza de que me iba liberar de ese dolor y continué trabajando con el masaje de pies. Me salió toda la claustrofobia de aquel viejo trauma de cuando él me encerraba en un cuarto o en los clóset, y al mismo tiempo, siempre que recuerdo que estoy encerrada padezco mucha claustrofobia y miedo.
También recordé pesadillas que tenía en la niñez y cuando me encontraba sola con hombres en mis clases, realmente era armarme de valor para dar la clase. Si en ocasiones estaban solo hombres me aterraban los miedos.
Poco a poco con este trabajo todo ha ido cambiando y mis miedos empezaron a desaparecer y tengo más confianza en mí misma.
En las últimas sesiones no estoy pasando por crisis curativas tan profundas, no reacciono como al principio y soy consciente de que estoy empezando a hacer un trabajo más sutil y no paso de un extremo a otro en mis sensaciones.
Por cierto, con mi hermana he trabajado este masaje y ha trabajado todos los golpes de un accidente de coche que tuve hace 8 años, y ella me comenta que cada masaje es diferente y siente las piernas, la columna, la cabeza… y me dice que su evolución es muy buena.
Lo que me sigue motivando es la respuesta de las personas y el amor que sienten con ellas mismas y como al terminar la sesión cambian su modo de pensar.
La estoy practicando con algunos estudiantes de yoga, con mi familia y vecinos.
Gracias por enseñarme este masaje.

BENEFICIOS

 

Lo más importante, la medida para saber si una persona está evolucionando
y creciendo con este trabajo personal, es la gratitud y el servicio
desinteresado hacia los demás.
También practicando con esta herramienta te puedes beneficiar de dos formas:
A) Cuando trabajamos con nosotros mismos una enfermedad, alguna adversidad o bloqueo:
Este trabajo personal te ayuda a liberarte del sufrimiento y el dolor incluso antes del nacimiento cuando lo practicamos con mujeres embarazadas.
Si trabajamos con niños ya desde su infancia, se pueden liberar traumas y complejos muy profundos con mucha más facilidad que en la madurez, y así impediremos que se registren enfermedades en la adolescencia.
También se trabaja con cualquier clase de sufrimiento emocional, bloqueo en los estudios, vergüenzas e inseguridades que nos afectan en nuestras vidas cotidianas, dudas, miedos…
Es igualmente importante trabajar con personas que van a entrar en quirófanos, hospitales…, para que no haya resistencias y miedos en el proceso de curación.
Es válido para las personas con problemas de alzhéimer, pérdida de memoria, problemas con la menopausia…, aceptando mejor todos estos desequilibrios.
Puede liberar cualquier clase de enfermedades o problemas graves en la salud, desbloqueando todo lo relacionado con lo psico-somático.

arte_lavar_pies_3Es una herramienta muy poderosa a la hora de trabajar con personas en estado de coma o en fase terminal, pues les ayuda a comprender la situación en esos momentos de la vida.
También se puede trabajar con personas en estados depresivos, aunque estos casos son muy delicados y es importante dirigirse a una persona con experiencia.

IMPORTANTE:
Cuando tu mente está emocionalmente muy desequilibrada y hay una grave pérdida de la realidad, como en los casos de esquizofrenia o tendencia al suicidio no trabajar con esta herramienta.
Cuando uno consigue despertar el amor y la fuente de la vida, por causa y efecto deja de estar muerto, y cualquier enfermedad por profunda que sea deja de tener sentido.
Por otro lado esta herramienta te lleva hacia tu verdad interna y trabajándola con seriedad y pureza durante un ciclo de siete años aproximadamente, el ser humano consigue despertar y convertirse en un vehículo de la compasión, empezando a ser creador de un mundo más constructivo. Este es un camino hacia la alquimia verdadera.

B) Cuando trabajamos con los demás (en este caso dar y recibir es lo mismo):
Cuando das un masaje a alguien, además de liberarse él de alguna emoción, miedo o bloqueo… también te liberas tú.
En una sesión cuando tocas los pies de alguien se te da la oportunidad de conectar con la esencia, con la paz y con la energía sanadora amor.
Cuando tocas los pies a los demás y lo haces con sabiduría, estás en contacto con el conocimiento del Universo.
Al tocar los pies (Alma) te hermanas y te reconcilias con esa persona incluso si la considerabas tu “enemiga”.
Al trabajar este arte con continuidad te conviertes en un aprendiz de la energía verdadera del Universo. La herramienta en realidad es un gran maestro que te llevará a un profundo aprendizaje sobre la vida y los grandes enigmas del ser humano.
Hay otros muchos beneficios que te llevan a conectar con la sabiduría, pero uno de los más importantes es el voluntariado a través del servicio desinteresado (en cárceles, con niños maltratados, con personas en fase terminal…). De esto no se puede hablar sino trabajar y experimentarlo.

arte_lavar_pies_4a

Eva
Ha sido maravilloso ver este intercambio de amor tan directo entre nuestros niños especiales y los voluntarios de kiwani, de los que formo parte.
Soy la tutora (junto con otra tutora y dos educadores) de estos alumnos pluridiscapacitados de entre 10 y 15 años.
Han creado un vínculo emocional muy rápido en pocos días, porque hay un canal de comunicación directo, el pie. Parecía que a media semana nos dieran a todos una inyección de vida, amor y alegría.
Algunos niños han hecho pequeños procesos de liberación pero solo al día siguiente (llantos, diarreas, epilepsia…) después estaban mejor que nunca, más conectados y comunicativos. La mayoría esperaban con espectación la llegada de los voluntarios y hacían sonrisas muy auténticas para recibirlos y grititos, ruídos e incluso como cantos durante el masaje y también al final (poníamos siempre los mismos cds de música e incienso para anticipar la actividad).
Las maestras y educadoras de alrededor también han quedado impresionadas por la energía que se creaba esos días y por el hecho de que los voluntarios vinieran sin pedir nada a cambio. Ha sido un granito de conciencia para todos.
En cuanto a los masajes que he realizado, he ido haciendo los que faltaban o complementando otros días los que no había dado tiempo. Y me he dado cuenta de que al principio echaban de menos el masajista habitual, pero empiezan con los pies muy sudados o pegajosos, donde la energía circula con mucha dificultad, y al final acaban todos sintiendo la suavidad y el amor del contacto. Son niños de una gran sensibilidad, enseguida se relajan y a menudo cierran los ojos con una sonrisa.
A mí también me sienta genial hacerlo y refuerza mi vínculo relacional con ellos.
Como maestra de Educación Especial recomiendo aprender esta técnica a todos mis compañeros. Es sencilla y profunda, sólo hay que aplicarla una vez por semana y es de una gran eficacia, dando incluso en momentos de estrés un toque de meditación y tranquilidad que lo centra todo. Es una herramienta muy válida.
¡¡Gracias al cielo, a la escuela y a kiwani por esta experiencia y tantos regalos este año!! ¡¡Hasta siempre!!.

¿CÓMO PUEDO APRENDER EL OLVIDADO ARTE DE LAVAR LOS PIES?

 

Lo puedes aprender en un encuentro o taller que dura unas 7 u 8 horas aproximadamente. En él se ofrece una introducción fundamental al significado de este trabajo de purificación y auto-sanación y a la técnica del masaje para que luego cada persona lo pueda desarrollar y poner en práctica en su vida.
Estos encuentros o talleres los impartirán las personas con la formación y la experiencia debidas y que estén respaldadas desde kiwani para transmitirla con la pureza y esencia necesarias. Cualquier persona que tenga interés en aprender este Olvidado arte puede informarse en el apartado “contacto” llenando el formulario.

Aclaración de Toño:
Viendo lo que ha sucedido a lo largo de la historia con las artes verdaderas que han sido adulteradas y manipuladas por el egoísmo humano y el auto interés, personalmente he decidido entregarme en lo posible para preservar este arte sagrado y que pueda seguir dando frutos a la humanidad. Por ello, mi propósito es ponerlo a disposición de la sociedad, transmitirlo y enseñarlo cuidando de mantener toda la pureza como en su día LIBRE a mí me lo entregó.

Soy consciente de que esta joya se cuida a sí misma y brilla siempre por sí sola y que su esencia es la libertad. E igualmente que es una herramienta de liberación del sufrimiento que es de todos y no pertenece a nadie en concreto, por lo que ha de estar siempre accesible a cualquier ser humano que la requiera.
Pero siento que es muy importante y creo que es natural y necesario que haya unidad, orden y una misma dirección, así como respeto a las bases y fundamentos que Libre nos enseñó para poder preservarla y de esta manera transmitirla y expandirla correctamente con mayor coherencia. Así la estaremos honrando y evitando que esta joya pueda ser manipulada.

Un buen día llegó a mi vida con total pureza esta hermosa herramienta -que es un verdadero maestro- y siento que es mi responsabilidad cuidarla. Mi compromiso con ella y con LIBRE siempre ha sido y es transparente, sincero y profundo. Y mi hermandad con Jose Luis está escrita en mi corazón y en mis actos.
Desde un principio él me confió de corazón esta herramienta totalmente. Y poco antes de abandonar su cuerpo también me motivó y autorizó directamente a continuar en esta labor y compromiso de protegerla y cuidarla y a que siguiera transmitiéndola con toda la pureza y sabiduría que hay en mi interior.

Por todo ello y en gratitud a todos los beneficios que me aporta, siento de corazón el cumplir con esta responsabilidad, así como tomar las decisiones principales y necesarias en cuanto al cuidado y a la expansión del “Olvidado arte de lavar los pies”.
Cuidaremos esta joya para que pueda llegar a otras personas manteniendo su verdadera esencia. Aunque también soy consciente de que esto pueda ser muy difícil y complicado de comprender para otras personas que pueden mal interpretar y confundir todo esto.

FORMACIÓN

 

Hay que distinguir por un lado la práctica del masaje en uno mismo y con otras personas, y por otro lado la transmisión de este noble arte impartiendo los talleres. Para esto último se requiere previamente de una formación, es decir, experimentarlo en uno mismo durante algún tiempo para ver sus beneficios y despertar la compasión y la sabiduría necesarias para transmitirla correctamente.
Cuando tomas el firme compromiso de crecer, de investigar y profundizar con esta herramienta estás activando la fuerza de la vida en tu interior día tras día, semana tras semana. Y vas alcanzando una sabiduría y una pureza que han pasado a formar parte de tu ser. Y lo que llega a ser parte de tu ser es sagrado, inviolable. No puede perderse porque no es un conocimiento aprendido que puedas olvidar. Eres tú transformado por la vida, por la experiencia. Entonces lo que puedes compartir con los demás, con el mundo, eres tú mismo.
El Olvidado arte de lavar los pies es un camino de superación personal y a medida que vas trabajando este masaje de pies con humildad, constancia y sinceridad, te vas dando cuenta de que la herramienta y tú son lo mismo. Tú te unes a la sabiduría y al amor que llevas dentro por medio de la activación en tus pies y eso es lo que tú puedes reflejar.

arte_lavar_pies_1Por mucho que queramos extender esta herramienta si no desarrollamos nuestros auténticos valores (humildad, sinceridad, generosidad, tolerancia, gratitud, compasión…) entonces no estamos preparados para extenderla. Por lo tanto hemos de seguir trabajándola con nosotros y con los demás hasta llegar a la unidad de pureza con ella.
Hemos visto que hay personas que quieren aprender este arte con alguien experimentado haciéndolo de una forma auto interesada, egoístamente y sin un propósito sano, queriendo aprovecharse de las circunstancias y sin aportar nada de corazón. A estas personas les falta la cualidad de la gratitud y el respeto hacia el maestro o la persona que le ha enseñado la técnica. En estos casos tampoco estas personas están preparadas y les hace falta desarrollar la gratitud y el servicio a la herramienta.
En el pasado las herramientas o artes sagrados se transmitían de maestro a discípulo. La verdadera enseñanza se hacía cuando existía un amor genuíno y auténtico, entonces el maestro se entregaba al discípulo y el discípulo al maestro, fundiéndose ambos en uno mismo y entregándose a la herramienta y a su sabiduría.

Sin haber hecho una alquimia en nuestro interior y sin haber despertado la energía amor no tendremos la suficiente pureza y conocimiento para transmitir este noble arte. Por ello, no sirve únicamente tener la mejor intención y voluntad con esta herramienta, sino también la sabiduría para poder transmitirla correctamente. Ésta es el resultado de la purificación interior. Aquí no sirven los títulos y el número de talleres realizados, ni cualquier tipo de propaganda…, únicamente sirve la pureza y el amor que hay en tus actos.

Aclarar también que un instructor de esta herramienta no es un elegido ni un escogido y no posee ningún título como maestro, gurú, guía etc; pero sí posee ciertas cualidades que lo califican para transmitir este conocimiento universal que todos llevamos dentro y que es para beneficio de la humanidad.
Un instructor del arte de lavar los pies no se guía por su ego, sino por su trabajo interior, de conocimiento, entendimiento y amor. Y como reseñamos antes, aquí únicamente sirve el amor que hay en tus actos. Un verdadero instructor o mensajero de este arte ha de trabajar en sí mismo con humildad y sinceridad, convirtiéndose en un ejemplo de vida.
El ejemplo de vida de un genuíno instructor es la única carta de presentación que él tiene ante los demás. Y a través de ello tu sabrás distinguir y recibir sus enseñanzas universales, sin hacer de él un ser especial, sin seguirlo ni venerarlo o adorarlo.
También es importante ser conscientes de que un verdadero mensajero de esta herramienta nunca desvirtuará el conocimiento recibido, inventando o cambiando las enseñanzas originales. Estas deberán ser dadas exactamente como fueron recibidas, para que la transmisión no se desvirtúe ni se distorsione. Transmitirá esta herramienta para formar a seres libres, independientes y responsables de sí mismos y de su entorno. No deberá formar personas dependientes y sumisas al conocimiento que recibe y transmite.

Por todo ello, cualquier persona que quiera investigar y profundizar con el “Olvidado arte de lavar los pies” y que quiera transmitir este arte impartiendo talleres, necesitará previamente un trabajo serio y constante con la herramienta y ciertos méritos:

1.- haber asistido al menos a un taller completo del arte de lavar los pies con las personas que tienen la experiencia y el respaldo de kiwani.
2.- Tres años experimentando la herramienta consigo mismo semanalmente
y de manera contínua, adquiriendo así grandes méritos y beneficios. Así mismo haber
trabajado este masaje con los demás (dar y recibir y conocer por propia experiencia
sus beneficios y su mecanismo de funcionamiento).
3.- cuando uno siente de corazón que está preparado, en ese momento se dirige al formulario de contacto de esta página oficial para ser asesorado.

 

arte_lavar_pies_2Carlos
Tuve la gran suerte de asistir a un taller y una clase magistral y totalmente práctica que dio Jose Luis, también conocido como “Libre” en “Madre Tierra.”
Conforme avanzaban las horas, me gustó también su manera sencilla y clara de explicarse, su humildad y espontaneidad, y su sentido del humor. Y su peculiar manera de denominarse a sí mismo y a los seres humanos como “caminantes”.
La técnica que aplica Libre requiere de un imprescindible procedimiento manual, pero eso sí, orquestado por una mente serena. Por lo que se podría decir que, así como el Tai-Chi es una especie de meditación en movimiento, la técnica del masaje de pies que Libre nos enseña es, por parte de quien lo aplica, un masaje dado en un estado de meditación. Así pues, cuando el donante trabaja, no persigue ningún fin, no alberga ningún propósito. El objetivo en todo caso, es mantener la mente serena y el corazón tibio. Lo demás llega por añadidura.
Libre denomina a esta herramienta “el olvidado arte de lavar los pies”. Y mediante ella podemos conseguir:
-despertar el amor en nosotros y en el receptor,
-estimular la vida que hay en nuestro interior,
-incrementar el grado de armonía física, mental y emocional del individuo,
-aliviar su sufrimiento,
-meditar activamente
Yo, que a lo largo de la clase magistral fui donante y receptor, puedo deciros que me sentí especialmente a gusto e identificado con el método.
Como donante, de hecho, conseguí por primera vez en mi vida, estar durante más de cuarenta minutos seguidos con la mente en blanco, totalmente aquietada y serena, en paz, viviendo sólo en el momento presente, en el ahora. Y como receptor, experimenté mucha paz y un gran bienestar.
Por último os dejo con dos frases de Libre que me agradaron especialmente:
“cuando tú cambias, el mundo cambia”. “Un mago es una persona que convierte la tristeza en alegría”.

CÓMO HACER UN USO CORRECTO DE ESTA HERRAMIENTA

 

El Olvidado arte de lavar los pies solo lo puedes valorar en función de tu experiencia y discernimiento. Es una joya maravillosa y muy generosa que merece todo el respeto. Y por ello es muy importante que en primer lugar la uses para tu propio beneficio, para auto sanarte y para que entiendas cómo funciona esta medicina en tu interior y así experimentes tu propia verdad. Y después de esto ya puedes compartir este masaje cuando tú lo sientas de corazón con toda aquella persona que lo necesite y te lo pida.
Una persona decente ha de comenzar por dar ejemplo en su propia vida y probar su propia medicina antes de compartirla con los demás. La ley del Amor es muy clara y no podemos ofrecer a los demás lo que no somos capaces de darnos a nosotros mismos.
Todas las personas que trabajamos este arte es importante que lo hagamos con pureza. Todos tenemos ignorancia y miseria en nuestro interior, pero aún así es importante trabajar con el corazón. Es importante el respeto a ti mismo y no hacer a los demás lo que a ti no te gustaría que te hiciesen (saber ponernos en el lugar del otro).

Si trabajas esta herramienta con sinceridad y correctamente tal y como se enseña en un taller, los beneficios irán llegando día a día y te llevará a despertar el Amor y la conciencia. Ella te irá guiando y tú te irás uniendo en amor y sabiduría.
Y una vez que te está sirviendo a ti mismo ya tienes un proceso y una experiencia de cómo funciona esta medicina o este arte en tu interior. Por eso has de comprender también que el “Olvidado arte de lavar los pies” no necesita ser promocionado, sino que es con tu vivo ejemplo que entonces se extiende de voz en voz y de corazón a corazón.
Es una herramienta universal que ha de estar abierta a toda aquella persona que la necesite y se sirve con la pureza del corazón, desinteresadamente y libre de cualquier interés personal o comercial.
Cuando te encuentres con personas que muestren interés en conocerla en profundidad, en este caso las puedes dirigir al formulario de contacto de esta web para que reciban la orientación necesaria de las personas experimentadas, comprometidas y que realmente la respetan y la valoran.

Para concluir este apartado hay que reseñar, que en el campo de la auto sanación es fundamental ser conscientes de la importancia que tienen la ética y las intenciones del auto-sanador. Si una persona no tiene una actitud receptiva y noble y el corazón abierto y dispuesto a crecer en valores humanos, a liberarse de las creencias y reeducar los viejos patrones de conducta de su mente, entonces esta herramienta no es para esta persona.

Es decisivo que el sanador se consagre al desarrollo de un elevado sentido ético, de un sistema de valores fundamentado en una profunda reverencia ante toda forma de vida y donde su integridad sea la que le permita desarrollar sus propios dones espirituales.
De esta forma contribuiremos a usar correctamente esta técnica y no caeremos en un juego de pretender ser sanadores o dioses, dejaremos de alimentarnos de la energía de otras personas aún en el nombre del amor y de la luz y evitaremos transmitir energías tóxicas a los demás aún con la intención de sanarlas. Y esencialmente evitaremos autoengañarnos y manipular con este sagrado arte.
Pues como ya hemos dicho, de lo que verdaderamente ha enfermado el ser humano es del alma. Y sólo sanando tus propias heridas del alma aprenderás a amarte a ti mismo y a amar a los demás. Podrás comprender el dolor de otra persona cuando tu sepas lo que es el dolor. Y así acabarás descubriendo que la sanación es un viaje en el que cada persona se ha de sumergir, no un procedimiento que lleva a cabo un sanador.
Si queremos sumergirnos y caminar en el sendero del Amor, de la Verdad.., necesitamos entonces tener la visión clara y ser puros de corazón.

Respeto:
A lo largo del camino y durante todos estos años, hemos conocido en diferentes lugares como algunas personas después de probar la herramienta y habiéndola trabajado incluso durante años, todavía no habían comprendido su verdadera esencia, y no la trabajaban con pureza de propósito y con la seriedad y constancia semanal requeridas, que son las que te van a dar el verdadero entendimiento y significado del “Olvidado arte de lavar los pies”.
Algunas de estas personas se dedicaban a transmitirlo sin respetar estos fundamentos. Y en algunos casos hemos podido comprobar también que lo mostraban añadiéndole ciertas creencias y combinándolo con otras formas de sanación, por lo tanto lo estaban manipulando. Por ello en estos casos, las personas han de seguir trabajándose la pureza, la ignorancia, los dogmas… hasta que comprendan la verdadera realidad del ser humano sin separación (religión, filosofía o secta).
A esta herramienta nada le falta y nada le sobra, es como es y con la misma pureza que nos fue entregada así la hemos de entregar.

MI REENCUENTRO CON “LIBRE” Y CON LA HERRAMIENTA

 

Hola, mi nombre es Toño y uno de los días más importantes de mi vida me reencontré con “Libre”, quien a su vez me hizo entrega de una gran joya. Desde entonces, su brillo, semana tras semana me sigue despertando y día a día este arte me sigue descubriendo e impulsando en el camino del Amor.

Mi vida cambió completamente. En aquel tiempo estaba lleno de vacíos y de tristeza en mi interior y eran momentos muy duros en mi entorno y con la familia.
Dentro de mí había una búsqueda sincera por querer salir de esa situación. En esos momentos tan difíciles en que me sentía tan perdido, frustrado y lleno de impotencia, fue cuando le pedí a la vida de todo corazón que quería aprender a amarlo todo y que me mostrara el camino.

Poco tiempo después la vida me puso en contacto con Jose Luis “Libre”. Fue todo un reencuentro con un gran hermano y a su lado puedo decir que vibré en amor y compasión. Con él fui testigo del mundo de la magia y experimenté lo que algunas filosofías y culturas hablan, el mito de la hermandad y la amistad entre los hombres.

Tengo muy claro que mi búsqueda era genuína y lo único que quería era conectar conmigo mismo y tomar las riendas de mi vida para dejar de ser víctima del sufrimiento.
No conocía ni había escuchado nada del arte de lavar los pies, no sabía que existía este masaje. Y fue un buen día al salir de un retiro de meditación en el cual tuve una experiencia profunda, que ahí alguien me habló de Jose Luis diciéndome que él era un gran maestro de esa meditación. Entonces yo quería compartir esta experiencia que había tenido y esta persona me facilitó su teléfono para poder contactarme con él.

Pocos días después me comuniqué con Jose Luis y fui a verlo a su casa. Cuando llegué, me presenté y le dije que era Toño y que iba para compartir mi experiencia del retiro de meditación. Y las primeras palabras de “Libre” fueron: “Toño, tu no has venido a esto, tu has venido a algo mucho más grande”.  No comprendía muy bien a qué se estaba refiriendo, pero después todo se fue aclarando.

Desde el primer momento en que vi a Jose Luis sentí en mi corazón que ya nos conocíamos, me estaba reencontrando con un gran hermano. Ese día comimos juntos en su casa y más tarde me ofreció un masaje de pies. Yo acepté con todo gusto su propuesta. Y ahí fue que sucedió mi segundo gran reencuentro de ese día, al poder recibir de las manos de “Libre” este olvidado arte y sentir este masaje de pies que me permitió experimentar una profunda paz y conexión conmigo mismo.

No caben las palabras para expresar todo lo que estaba viviendo y sintiendo. Pero sí puedo decir que a partir de ese momento mi búsqueda cesó, porque ya había encontrado lo que tanto buscaba, a mí mismo. A partir de ese momento comenzaría el viaje más importante de mi vida, el viaje a mi interior.

Todo este reencuentro sucedió de una forma muy inocente y a la vez mágica y natural.  Poco antes de conocer a Jose Luis, en mi búsqueda, tenía previsto viajar a India y vivir en este país durante al menos un año. Finalmente esto no fue para mí y no realicé dicho viaje…
Y paradójicamente, lo que estaba buscando a miles de kilómetros lo encontré casi a las puertas de mi casa. Ya no tenía que ir a India y a ningún lugar en busca de algo que estaba en mi interior, y que sencillamente lo podía experimentar a través de mis pies, el Amor.
Agradezco profundamente a Jose Luis y a la vida por todas las bendiciones que siempre recibí.

Después del masaje y el mismo día que conocí a Jose Luis, él me propuso si quería ayudarle en su casa y colaborar en sus trabajos con el arte de lavar los pies. Sin dudarlo accedí a ello y estuve viviendo durante seis años en su casa en kiwani (Galicia).
Estuvimos viajando juntos por distintas ciudades de España enseñando esta herramienta hasta el momento de su muerte física.
Tres días antes de su muerte me pidió que le diera su último masaje de pies, pues en ese momento tenía que salir de viaje hacia México.
Al terminar el masaje, Jose Luis “Libre” nos compartió a unos amigos cercanos y a mí y nos expresó su profunda tristeza por el abandono y el desprecio que sufrió de la que era su pareja en aquel entonces, con quien compartió dos años y medio de su vida y con quien tuvo una hija. Ese comportamiento nada humilde con Jose Luis le causó mucho dolor.

Estando en México, un día antes de su muerte le hablé por teléfono y me comentó que le gustaría mucho poder viajar conmigo a este país; lo cual me causó una profunda emoción y me llenó de alegría.
Al día siguiente falleció.

Recibí este gran regalo que me dio la vida al permitirme compartir a su lado tantos momentos y tantas vivencias… Todo esto me llevó a profundas reflexiones.

Al lado de este gran ser mi vida se convirtió en una extraordinaria aventura. Todo se llenaba de color y de vida y me sentía como estar en otra dimensión. Tiempo después comprendería lo que estaba ocurriendo, estaba vibrando en la dimensión del amor puro y la hermandad, viviendo las cosas sencillas del día a dia al lado de un gran maestro y un gran ser humano.

En mi proceso de aprendizaje con este noble arte, decir que comencé a recibir semanalmente el masaje de pies que Jose Luis me hacía en su casa, e igualmente yo también se lo daba a él cada 7 días. Así fue como me inicié en la práctica.
Mi compromiso con Libre y con la herramienta siempre fue total y lleno de un profundo respeto. Pude colaborar en el proyecto y creación de la asociación Kiwani así como en la escritura del libro “El Olvidado arte de lavar los pies”.

Agradezco profundamente a Libre por todo su cariño y la confianza que siempre depositó en mí, y así mismo a todas las personas que nos fuimos encontrando en el camino.

Desde un principio he practicado el masaje semanalmente con continuidad y con total seriedad. Y los resultados ya desde el comienzo llegaron inmediatamente a mi vida y en mi día a día…
Fue todo un proceso gradual, este masaje de pies iba actuando de una manera muy sutil y silenciosa, pero a la vez muy profunda dentro de mí. Lo primero que estaba consiguiendo era aprender a respetarme y amarme a mí mismo y a valorar la vida y cada instante que me regalaba .

Por supuesto, hubo etapas muy dolorosas que también formaban parte de mi despertar, realmente me estaba haciendo consciente del dolor y los complejos que habían en mi interior, estaba liberándome de sentimientos de culpa y  purificando y rompiendo muchos  condicionamientos de mi mente para dejar de ser víctima del sufrimiento.

Seguí trabajando con total confianza este masaje y los frutos continuaron llegando. Cada día mi autoestima seguía creciendo e iba adquiriendo mayor fuerza y valor dentro de mí.  Aprendí entonces a estar en este mundo viviendo la vida con más calma y observando con mayor pureza, sin juzgar. Y a partir de aquí ya era más consciente de los grandes regalos, oportunidades y reencuentros mágicos que la vida me estaba ofreciendo. Mi corazón se iba llenando de gratitud. En estos grandes reencuentros también pude verme reflejado en cada persona y así comprender lo que en verdad significa el amor, que a menudo es tan diferente a lo que pensamos que es… y no tiene nada que ver con creencias ni con conocimientos.

Fruto de este trabajo personal y de acariciar pies, mi relación con la vida y con las personas es mucho más respetuosa, amable y profunda,  y todo esto me ha enseñado a vivir en hermandad.
He podido compartir de todo corazón este masaje con muchas personas y también en diversos talleres y siempre han sido experiencias y aprendizajes realmente bellos y enriquecedores. Desde aquí agradezco a todas las personas que me he ido encontrando durante el camino y que me han permitido lavarles sus pies, compartir con ellos y seguir creciendo, todos han sido mis grandes maestros…

Por supuesto que el aprendizaje continúa y es constante, día tras día… El camino del amor es infinito y siempre hay mucho que aprender en la vida.
Además, no siempre todo es fácil y de color, a veces la vida te presenta  situaciones realmente duras y difíciles que te confrontan en lo más profundo y en las que sólo puedes observar y seguir aprendiendo a desarrollar más humildad, paciencia, tolerancia etc… y sobre todo una visión más clara para poder comprender y liberarte de esas situaciones con amor.

Cada semana es para mí un reto de superación personal y no dejo de sorprenderme al activarme a través de los pies. Trabajando con perseverancia el masaje puedo seguir atravesando diferentes etapas o niveles de conciencia que me permiten tener un mayor conocimiento de mí mismo y de la vida. Sobre todo he aprendido a disfrutar más de mi presencia y silencio interior.  Esta herramienta me ha ayudado a liberar muchas cargas pesadas de dolor y sufrimiento y por lo tanto puedo vivir con mayor armonía siendo cada día más libre y más feliz.

Todo este trabajo con “el olvidado arte de lavar los pies” también me ha llevado a desarrollar el sentimiento de gratitud en acción, pudiendo servir desinteresadamente a otras personas.
Me he dado cuenta de que muchas veces las personas nos encerramos en nuestro “ombligo” o en nuestro dolor y en nuestros problemas … y somos incapaces de abrir los ojos y mirar a nuestro alrededor para ver qué es lo que sucede.

He tenido la oportunidad de compartir mi experiencia y servir este masaje de pies en México con personas con diferentes discapacidades y he trabajado con niños huérfanos y abandonados que viven en la calle y que son víctimas de todo tipo de atropellos.  Y fue todo una bendición poder tocarles sus pies y ver como se transformaban. En sus rostros regresaba una sonrisa y una esperanza a sus vidas. Al lavarles los pies, estos niños pudieron expresar sin ninguna limitación todo el amor que hay en sus corazones. Ellos fueron mis grandes maestros al permitirme acariciarles sus pies y poder experimentar tanto amor y así comprender grandes verdades en un solo instante y sin palabras.

Asi mismo, he tenido la oportunidad de servir este masaje en varias ocasiones y trabajarlo con personas en fase terminal. Un solo gesto, una sola mirada, o incluso tu sola presencia acompañando a estas personas y acariciándoles sus pies en esos momentos tan críticos de sus vidas me permitieron ser testigo directo de grandes transformaciones. En algunos casos estas personas salieron incluso del estado de coma, pero sobre todo, siempre ocurría que estas personas se quedaban en completa paz y también yo podía experimentar un sentimiento de profunda comunión y hermandad.
Aún siendo circunstancias tan difíciles, fueron vivencias realmente hermosas que me llenaron de lucidez y de  gratitud y me recordaron el verdadero significado de la vida y de quien realmente somos.

Es tan poderosa esta herramienta que no caben las palabras para describir tanta magia. Ojalá que más personas que quieran realizar el viaje a su interior y reencontrarse consigo mismos, tengan la oportunidad de practicar este masaje con sinceridad y con pureza y que entre todos hagamos de este planeta un lugar más humano.

¡¡Que todos los seres obtengan la paz y sean felices!!

 

ACLARACIÓN

En este apartado vamos aclarar ciertos malos entendidos que han sucedido durante algún tiempo al extender y compartir esta herramienta sagrada. Todo ha sido a consecuencia del egoísmo personal, el autointerés y la falta de hermandad, amor y sabiduría de algunas personas.
Cada persona ha interpretado esta herramienta y la ha visto con lentes de diferentes colores, distorsionando y creando ciertos problemas e incomodidades a quienes estaban haciendo una buena labor en el servicio y en la entrega hacia esta herramienta.
Aclararte que en países como México y España, en ciertos momentos hubo personas que han presentado “El olvidado arte de lavar los pies” sin conocimiento de causa, simplemente llevándolo de una forma auto interesada y a veces comercial.
Después de haber asistido en alguna ocasión o en varias al taller del “Olvidado arte de lavar los pies”, algunas personas sin llegar a tener un conocimiento profundo de sí mismos y de la herramienta han empezado a impartir los talleres. En algunas ciudades se realizaron éstos sin respetar los fundamentos y sin la formación requerida para poder impartirlos y donde además hemos visto que se mezclaba con otras técnicas y otras creencias espirituales.
Todo esto trae mucha confusión y pierde la esencia de la herramienta creyendo que ya conocen el sagrado arte de lavar los pies, y esto no es correcto. Hemos visto que estas personas no han comprendido la finalidad y esencia de esta herramienta de autosanación y que han metido mucha información en sus mentes y egoísmo en sus corazones.

Es importante que cualquier persona practique este masaje con seriedad y lo pruebe en primer lugar consigo mismo y en su entorno durante un período de al menos tres años de manera continua, así experimentará su propia verdad y podrá comprender como funciona esta herramienta en su interior. Es importante tu responsabilidad de trabajarla con quien tú quieras e investigar profundamente.
Tratar con el sufrimiento, los sentimientos y las emociones de los demás es una cosa seria, por ello, si quieres aprender a practicar este arte es importante que lo hagas a través de las personas experimentadas que la respetan. Y aunque hay muchas personas que la están practicando y creciendo con ella, no todos integran su comprensión del verdadero propósito y significado.
Por lo tanto, es muy importante tener claro que una cosa es practicarla contigo mismo y compartirla con otras personas intercambiando el masaje, y otra muy distinta es dedicarse a impartir los talleres.
Es IMPORTANTE no transmitir “el Olvidado arte de lavar los pies” impartiendo talleres sin tener previamente la formación necesaria.  El mostrarla a los demás sin un conocimiento profundo puede ser un arma de doble filo que la desvirtúe y que puede perjudicar a uno mismo y también al paciente lo puede confundir o despistar. Por esta razón es mejor invitar a esas personas a que se puedan asistir a un taller con alguien especializado en este arte.

Por otro lado, también somos conscientes y agradecemos de todo corazón a todas las personas nobles que sí han comprendido el significado de la herramienta y han hecho y están haciendo una hermosa labor con ella, tanto en su trabajo personal al practicarla con pureza consigo mismos y también al compartirla con sus familias y seres cercanos que están abiertos a probar y experimentar sus beneficios.
Agradecemos a todas estas personas sinceras su colaboración con kiwani y también por respetar “el Olvidado arte de lavar los pies” y orientar correctamente a otras personas.
arte_lavar_pies_5

HISTORIA

 

Se dice que esta joya maravillosa proviene del cielo y que las estrellas con toda su generosidad la enviaron al centro de la Tierra, donde se multiplicó en semillas que se extendieron por todo el planeta, yendo parar a manos de personas nobles, decentes y de guante blanco entre las que se encontraron diferentes sabios, magos, maestros…

Según la historia, el primer lugar donde se practicó e investigó seriamente con ella fue en el lejano Oriente, concretamente en China.

Fue trabajada por diferentes sabios y médicos de la medicina holística, y se rumorea que ocurrió durante la época dorada del hombre celeste.

En India también hay un gran culto y reverencia hacia los pies del maestro o las divinidades; aunque todo ello se quedó en un ritual perdiéndose así el brillo y la esencia que esta joya traía.

En Siberia también se dice que cuando llegaban los invitados a las casas, se les recibía lavándoles los pies, como símbolo de hermandad y bienvenida y también para un buen descanso.

En la medicina griega también se trabajaban los pies, lavándolos en agua y añadiéndole esencias de colores dependiendo del caso a tratar…

En América los sabios toltecas decían que el ser humano es una esfera o cuerpo de luz que según va creciendo y materializando sus pensamientos (creando una mente rígida), este haz de luz desaparece permaneciendo únicamente en los pies. A través de ellos se puede hacer un trabajo de reconexión.

Los egipcios en sus pirámides trabajaban a los iniciados; entre ellos está la cultura esenia, extendida por todo el mundo.
piramide nocheLos hopis y otros pueblos indios también mantuvieron diferentes enseñanzas sobre los pies, pero siempre refiriéndose a los mismo, al Alma, a la conexión del hombre y la Tierra.

Más tarde, los cristianos cotos, los israelitas, los árabes, los monjes…e incluso en la edad media, el rey Luis de Francia lavaba los pies a sus súbditos como símbolo de hermandad, de servicio y entrega.

Decir que en el idioma arameo a los pies se les refiere como Alma.
Así podríamos seguir contando diferentes historias sobre la relacion de los pies con el espíritu, con la liberación.

A partir de ahí diferentes sabios y profetas practicaron el arte de acariciar los pies, eran sabios de la compasión ajenos a cualquier religión, secta o dogma, personas que nos dejaron el mensaje de la libertad, “sólo la verdad interna te hará libre”.

Y actualmente somos muchas las personas que de una u otra manera estamos trabajando e investigando a través de nuestros pies.

TESTIMONIOS

 

Aquí verás otros testimonios de algunas personas que se han ido encontrando con la herramienta y que nos comparten sus experiencias. Cada persona percibe y experimenta la transformación de una manera particular, pero en todos se refleja una misma dirección en el trabajo personal que se está realizando, que es el camino del despertar, del amor y la compasión.

Tere
Mi reencuentro con la herramienta sucedió en un momento de desesperación, ya que a mi hijo Gerardo se le había diagnosticado de “obsesivo compulsivo con alucinaciones irracionales” y se le administró medicamento psiquiátrico. E incluso se le pusieron inyecciones de votox en su rostro. Yo observaba que su reacción al medicamento era perjudicial, ya que permanecía ausente. Afortunadamente no se le administró por un período largo y esto fue porque se le dio un masaje de pies y vi sus ojos radiantes como hace años no los veía, una sonrisa de entusiasmo y tranquilidad. Fue el momento en que yo quise saber qué era en realidad esto y experimentarlo en mí y en toda mi familia.

Con el transcurso del tiempo lo hemos aplicado todos, dando resultados sorprendentes. Y he descubierto que es una forma maravillosa de amor, es una de las formas más perfectas para demostrar y transmitir amor. Mis hijos han tenido cambios en muchos aspectos en cuanto a seguridad, en la toma de decisiones, alegría e incluso en sus estudios. La armonía familiar cada vez es mejor y hemos aprendido a respetarnos.

Mi esposo Nice ni se diga; existían problemas de comunicación y buena relación con sus hijos y es increiblemente sorprendente como ha mejorado enormemente. No sé si él se ha percatado de esto, pero el cambio se ha dado progresivamente. Nice participa de manera continua en el masaje con nuestros hijos.

Como ya saben, soy psicóloga y estuve dando consultas durante 10 años contínuos. Yo hacía lo que sabía pero siempre pensé que no era suficiente, que debía de existir algo más, algo que en realidad ayudara a ir a la raíz del sufrimiento. No me bastaba con lo que hacía aunque aplicaba todo en mí, asistí a terapia por mucho tiempo buscando una y otra corriente hasta que llegué a esta herramienta, la cual me ha dado lo que todo lo demás no me dio en años, paz, alegría, autoconocimiento, sacar sufrimientos de raíz, entendimiento, comprensión, etc…  Y no puedo negar que el entendimiento no fue tan rápido, las evidencias sí. Sucedía que yo quería encontrarle la lógica, hasta que me di cuenta que mucho de lo estudiado no era funcional para lo que yo estaba buscando.

Me siento tan afortunada, tan feliz de que mis hijos van a experimentar la verdadera libertad en su vida, y espero que lleguen al final del camino amarillo encontrando lo que realmente son y aprendiendo a enfrentar los desafíos de la vida de manera madura. No pararé y pienso que no pararemos de darnos el masaje mi esposo y yo, ya que tenemos en las manos algo realmente invaluable.

Es maravilloso tocar los pies, lo mismo me sucedió con mis papás. Fue una experiencia afortunada, porque además ayuda a comprender y no se de qué manera pero mi relación con mis papás ha mejorado. Se sanan situaciones, eventos, ¿cuáles exactamente? no lo sé, pero que se sanan, se sanan entre ambos. Tocas el alma, lo más puro de las personas y es necesario realizarlo con el mayor respeto y agradecimiento.

Es importante señalar que en el lavado de pies en ocasiones existe sufrimiento, más sin embargo sé que es un paso más a la libertad, progresivo y firme. He descubierto el blanco y el negro de mi ser y me he aceptado tal cual he sido. Esta herramienta me ha ayudado mucho a no realizar juicios en mí y con los demás.

Nice
En cuanto a mi experiencia personal del lavado de pies es única. Retomas el control de tu persona y es retro alimentadora. Te sientes responsable de tu vida, te programas y olvidas tu baja autoestima. Te encaminas a definir y terminar pendientes y ves los problemas con un toque y visión diferente. En ocasiones te aceleras de lo bien que te sientes y te entran ganas de ayudar a tus familiares y amigos. Es una herramienta de amor que te sirve en todos los ejes que quieras mejorar y solucionar.

Susana
Mi nombre es Susana y esta noche con lágrimas desde mi corazón y llena de gratitud, quiero compartirles mi humilde experiencia, este reencuentro maravilloso con el arte de lavar los pies.

En el año 2007 llegué a consulta con mi ahora querida amiga Tutuy, quien comenzó a punturarme con todo su amor. Llegué con un cuadro médico de endometriosis de alto riesgo, programada para una tercera cirujía y con una analítica con células cancerígenas.
Asistí a sesiones de acupuntura 2 veces por semana, lo cual me ayudó mucho y se redujeron las hemorragias y el dolor era menos intenso.

Una mañana del año 2008, parada frente al espejo y me vi en mi profunda desnudez, frente a mi propio reflejo en un llanto de dolor, impotencia y a la vez de tanto amor, ya que estaba presente la esperanza de un mejor mañana. Me dije: “no habrá una tercera cirujía”, “tengo que encontrar el origen de tanto dolor”.  En ese momento tan doloroso le pedí a Dios, a la vida que me permitiera comprender y compartir el verdadero amor, con esa fuerza que vibraba en mi interior. Poder compartir en la misma sintonía, ya que sentía que no envonaba en el círculo social en el que me encontraba. No me interesaba ser partícipe de un ambiente vicioso y materialista ya que me causaba un profundo dolor.
Ante tanta impotencia de no poder ayudar a quien amaba, nació en mí una culpa aterradora, me sentía responsable de su miseria, la cual se convirtío en mi miseria, su dolor en mi dolor, sus temores también eran míos. Ahí comencé a autocastigarme al no sentirme suficiente mujer. Permití violaciones a mi Ser, permití malos tratos, infidelidades…y tantos engaños. Yo seguía arrodillada ante tanta ignorancia, y mi alma estaba cansada de mendigar amor. Me di cuenta que yo no podía rescatar a nadie, que el verdadero amor no se mendiga, solo llega y se comparte y todo fluye.

Al preguntar en qué fallé, en qué me equivoqué, recibí una respuesta: “el habérmelo dado todo”. Qué regalo más grande. Ese día cuando me miré en mi propio espejo pude ver más allá de esa miseria y pude ver la grandeza de mi Ser. Surgió en mí una nostalgia muy profunda y al mismo tiempo una fuerza que me animaba a confiar.

La semana siguiente, mi amiga Tutuy me invitó al taller del “Olvidado arte de lavar los pies”, me miró de esa forma tan profunda y tan segura y me dijo: “en ese taller enseñan un masaje que siento que es para ti”. Y ese día recibí mi primer masaje de manos de Tutuy. Que masaje tan sutil y amoroso, fue una liberación que pedía mi alma, dolor, dolor… y de pronto una paz profunda, flotaba en armonía.

Llegó el día del taller, el 13 de abril de 2008. Iba camino hacia el taller y mi corazón palpitaba intensamente. Me decía, “tu vida va cambiar”, en cuanto más me acercaba se incrementaban mis palpitaciones y más segura me sentía.
Efectivamente, crucé la puerta y mi primera sensación fue que yo ya había estado ahí, ese era mi mundo, ya no tenía que cuidarme de los demás, yo estaba en mí con los demás, ya llegué, ya no tengo que buscar.

Ahí estaba Toño lavando los pies, me miró lleno de amor, de paz, de luz, de verdad e inocencia.., una verdadera comunión con mi Ser, un reencuentro de vidas. Al recibir el lavado de pies fue otro reencuentro con este noble arte. El regalo más grande que la vida me ha dado en un solo día.
El amor que se sentía con todos los integrantes del taller, las palabras de Toño que resonaban en mi Alma. Recibí el masaje  de manos de Toño y sentí como nuestras almas se fusionaban en amor verdadero, con respeto.
Durante el masaje tuve muchos recuerdos que estaban muy escondidos en mi inconsciente y los cuales se volvieron conscientes. Mi dolor era tan profundo que no pude contener mi llanto, dolía, quemaba tanta tristeza… y pude observar colores hermosos, un resplandor lleno de amor.

Al terminar el taller me sentí liberada, ligera, más consciente y muy feliz. A partir de ese día todo cambió. La vida es un cambio constante, a mí me costaba atreverme a tomar decisiones difíciles. Comencé a darme mi masaje semana tras semana, observando, paciente y atenta, sin intención, así como Toño me lo transmitió. Cuando terminaba de darme el masaje, mi sentir era “tengo que esperar 7 días más para volver a dármelo”.

Comencé a reconocer que no estaba perdida, primero tenía que mirarme más de cerca, sin juzgar para aprender a valorarme y a fortalecerme. Tuve crisis curativas muy profundas y cuando más me dolía, entonces nacía en mí una fuerza de continuar. Mi consciente me decía, “vas por todo, sigue adelante ya estás en el camino correcto”.
Pasaron 6 meses y acudí a mi revisión con el ginecólogo; en el ultrasonido ya no aparecían los miomas ni quistes, los análisis estaban normales. El médico y yo quedamos sorprendidos y me preguntó “¿qué has estado haciendo?”, yo le respondí que me estaba dando un masaje de autosanación y me estaba punturando. Él dijo,”lo que estés haciendo síguelo haciendo”,  y sonrió.
Al percibir tantos cambios, más me motivaba a seguir, me sentía más alegre y fuerte. Comencé a identificar la conexión de mi inconsciente con mi consciente, le tenía pánico al temor, me paralizaban las alturas, evitaba los elevadores. Observaba la belleza del mar y al sumergirme temblaba de temor y al mismo tiempo quería nadar y terminaba paralizada. Tenía pánico a que me levantaran la voz, y al querer opinar o aclarar las cosas me paralizaba. Si me lastimaban físicamente y quería defenderme me paralizaba.

Comencé a identificar la conexión de mi inconsciente con mi consciente, como el inconsciente enviaba señales al consciente y las hacía evidentes. Durante y después de haber recibido el masaje de pies, en ocasiones despierta y en otras en sueños.., así me fui dando cuenta que esta herramienta trabajaba desde lo más profundo del inconsciente despertando la raíz y así manda señales al consciente, el cual se vuelve mas consciente para poderlo notar. Y ahí tenemos la oportunidad de valorar lo que queremos corregir o tomar decisiones de lo que nos marcó en el pasado, o en el presente comprender y soltarlo.

Reconocí que mis pensamientos debían ir en sintonía con lo que digo y lo que hago. Así comencé poco a poco a expresarme verbalmente ya que me sentía avergonzada de mí misma al no poder expresar lo que sentía. Al trabajarme con este noble arte aprendí a reconocer la belleza del silencio interior, que en algunas ocasiones era motivo de burlas hacia mi persona. No siempre es necesario comunicarse verbalmente, las palabras se quedan cortas en un acto de amor. Comprendí el valor de mi silencio. Al reconocerme a mí misma, desperté de la ignorancia en la que vivía, conservando mi inocencia y valorando la pureza de mi Ser y de la vida. Así tomé valor y cerré un capítulo de mi vida que tanto daño me hacía y aprendí a respetarme y a decir basta, hasta aquí permito. Ya no dependía de nadie.

Ya no me da temor subir a los elevadores e incluso subí una montaña hasta la cúspide y no me paralicé. Gocé de la belleza de la naturaleza y también ya puedo flotar en el agua disfrutando.

Desde el año 2008 Toño me invitó a participar en varios talleres en distintas ciudades de México y he tenido la dicha de acompañarlo en varias ocasiones, las cuales me han enriquecido profundamente y he podido vivir de cerca con tantos corazones que buscamos la liberación.
Cada taller es un regalo distinto lleno de grandes sorpresas, y digo sorpresas porque no se espera nada a cambio y lo que se recibe no deja de sorprenderme. Esta herramienta es para todos, aunque no todos estamos dispuestos a abrirnos realmente al amor.

Así abrí mi corazón, encontré mi propio equilibrio y pude mirar hacia quien realmente me amaba. Los senderos del amor nos llevan al camino del amor, así me reencontré con mi verdadero amor.

Cuando estamos dispuestos a abrir nuestros corazones y realizamos este humilde masaje con respeto y todo nuestro amor, todo cambia para bien. Después de la tormenta viene la calma. Me queda muy claro que si actuamos de corazón, recibimos amor, y si queremos ser desdichados recibiremos desdicha en nuestras vidas.

Toño y yo hemos caminado en el servicio y colaboramos con la asociación “Metamorfosis” que trabaja con niños de la calle que tienen algunas limitaciones físicas. Y después del lavado de pies estos niños cantaban, hablaban, reían, lloraban…, todo desde el corazón. Sus corazones nunca están limitados para sentir.

Darle el masaje a diferentes personas con sufrimientos distintos como cáncer, personas que han salido del coma, personas embarazadas que hoy día tienen hijos sanos y despiertos a la vida, personas que se han liberado de tumores y han evitado el cáncer. Personas que han recibido el masaje antes de una cirujía y han salido más despiertos y sin dolor. Personas que antes del masaje no reían, personas que al mirarse a sí mismas, con este masaje se han asustado y lo han dejado, algunas después de tiempo lo han retomado, etc… Gracias a todas las personas que me han permitido lavarles sus pies.

Lavarle los pies a mis papás y a Toño, ser consciente de todo su amor, quienes me dieron bases sólidas para caminar en amor. Es una bendición, ellos me enseñaron a caminar y ahora yo les puedo lavar sus pies. También el lavarle los pies a mis hermanos, sobrinos, amigos, a Tutuy que tanto me ha enseñado.

Hace unos meses mi papá no pudo levantarse por un problema de próstata que se ha incrementado durante años. El dolor era intenso y me pidió que le lavara sus pies. En estos 5 años él solo me observaba al dar el masaje. ¡¡Qué regalo más grande!!. No le gustaba que le tocaran los pies y cuando se los lavé después ya podía caminar y el dolor se había reducido. Ahora ya pide su masaje cada semana y en ocasiones se lo da Toño y en otras yo, y dice sentirse mucho mejor.

No tuve la oportunidad de conocer físicamente a Libre, su legado llegó a mi corazón a través de Toño. Gracias Libre, gracias Toño por ser un caminante que en cada paso que das dejas huellas permanentes en amor. Gracias por caminar tu a mi lado, yo a tu lado.

Yo cambié y todo mi entorno comenzó a cambiar. Me he perdonado por permitir tantas cosas en mi vida y he perdonado a las personas que me han lastimado en su ignorancia y ausencia de amor. He aprendido a respetarme. Y tengo tanto por compartir, ahora mi horizonte es más amplio, con mayor colorido, fortaleza, paz en mi alma, el verdadero amor nos permite pensar desde el corazón, hablar con el corazón y actuar desde el corazón (únicamente lo podemos encontrar dentro de nosotros mismos) y me he abierto plenamente en Amor y soy feliz.

Verónica
El masaje del lavado de pies…. ¡¡qué puedo decir!!
Para mí el retorno a la felicidad, este trabajo me está permitiendo vivir y sentir el perdón, vivir sin tanta angustia, disolver los nudos de la garganta y sentir la alegría de regresar a casa, a mi interior.

Todo este proceso por supuesto no ha sido momentáneo y tampoco de la noche a la mañana. Llevo aproximadamente dos años y medio trabajándome con esta herramienta y no ha sido fácil lo que he tenido que revivir, pues he tenido que enfrentar nuevamente todo el sufrimiento, miedos, claustrofobias, pesadillas… Y físicamente, tumores, depresión e innumerables trastornos de garganta y asma.
Todo acto tiene una consecuencia y un aprendizaje, aunque todavía no acabo de entenderlo, pues sólo tengo 35 años… Sé que no tengo prisa y me voy a dar todo mi tiempo.

Mis bloqueos y desequilibrios eran en muchas partes, pero he ido perseverando y alcanzando algo que sólo uno puede entender y sentir cuando lo experimentas.

Aún no he ganado la batalla, porque esta lucha comenzó cuando yo era una niña y el miedo se veía como un muro de contención incapaz de brincar o rodear. Dentro de mí también le estaba pidiendo a la vida, y un día mi petición fue concedida y asistí a un taller con Toño.

Conocí este masaje y me dije: “esto me lo quedo para toda la vida”. Luego lo estuve recibiendo semanalmente y en ocasiones también me quise rendir, pero antes del séptimo día se veía la claridad y ya parecía uno tener más entendimiento. Aunque en muchas ocasiones tenía dudas, las fui resolviendo en el camino, empezando a tener más certeza en lo que estaba haciendo.

Mi parte favorita de esta herramienta, es cuando uno termina de dar el masaje y practica la compasión.
¡¡Prueben por lo menos un año y sean constantes y abiertos, conscientes de toda la transformación por mínima que parezca…!! entonces tendrán la certeza de que no están perdiendo el tiempo, sino ganando muchas cosas internas.

¡¡Gracias Jose Luis, gracias Toño!!

Jessy
Solo quiero compartir desde lo más profundo de mi ser lo que este noble arte me ha regalado. Mi madre y mi abuela siempre me decían que cada cosa tiene su tiempo y llegan en el momento adecuado en la vida. Hoy en día comprendo el fondo de esas palabras, porque así llegó a mi vida el libro mágico y sabio del “Olvidado arte de lavar los pies”.
Mi tía y madrina Angélica a quien agradezco con amor el que me lo haya obsequiado y llegado en el momento exacto a mi vida. Tuvieron que pasar algunos meses para que por primera vez lo abriera para iniciar un camino lleno de sabiduría, entendimiento y amor. Conforme iba leyendo cada palabra, algo inexplicable desde lo más profundo de mi ser y mi conciencia se despertó. Decidiéndome a experimentarlo en carne propia. Entonces me dirigí al email de la página web y Toño me recomendó una persona para que me pudiera aplicar este masaje con pureza.

Susy quien con su noble esencia tocó mis pies por primera vez de manera incondicional, desde ese momento algo desde lo más profundo de mi ser despertó, sentía como me iba llenando de luz, de amor, de conciencia, de sabiduría, a tal punto de sentir como la energía se movía dentro de mí. Conforme fueron pasando las semanas, los meses y ahora ya 4 años, el maravilloso masaje sobre mis pies ha sido el mejor regalo que de manera inconsciente siempre estuve buscando. Siempre he sabido que todos tenemos una misión en la vida y éste noble arte me permitió saber y sentir con amor todo lo que hago día con día para conseguir todos mis sueños. Cada masaje es diferente, lo que permite conocer quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Podré decirte muchas cosas, sin embargo ninguna se igualará con la dimensión que tu percepción y experiencia te puedan dar al momento que te dedicas a vivirlo. Lo único que sí me gustaría compartir, es que no perdamos la dicha de vivir conforme a las leyes de la naturaleza, conociendo el verdadero amor que está instalado dentro nosotros.

Patricia A.
Me autodefino como una “Mariposa” porque antes de lavar mis pies me sentía una oruga, reprimida y triste, codependiente, con culpas y miedos.
Antes pensaba y creía que la libertad dependía de factores o condiciones ajenas a mí. Era una buscadora incansable, y ahora que encontré este tesoro, me doy cuenta de que en lugar de buscar la felicidad yendo a India o en otras personas como chamanes, maestros o gurús… , a través de esta herramienta maravillosa he ido encontrando la paz, la alegría y mi voluntad de espíritu en mi propio Ser.

Semana tras semana experimento grandes transformaciones tanto a nive físico, mental y emocional, y por todo ello doy gracias al Gran Espíritu porque mi corazón se va sanando con amor.

Ahora entiendo que la LIBERTAD verdadera es un estado de conciencia que comienza con un trabajo personal, cuando tomamos las riendas y nos hacemos responsables de lo que acontece en nuestras vidas.

La “varita mágica” como la llama Libre, está haciendo en mí la alquimia y transformación, e invito a que cada uno de nosotros con el trabajo arduo la defendamos y la cuidemos, y con la ayuda de muchas manos pueda llegar a otras personas y difundir el amor, la paz, la buena voluntad y la libertad para todo el mundo.

Gracias Libre, gracias Toño

Fabiola
Esta técnica despierta al Ser divino que hay en mí, y he descubierto que en la entrega está la esencia. Si doy lo mejor de mí misma me libero.
Descubrir al Ser divino y poder sentirlo en el otro/a es lo más grande que me haya podido pasar.

Este fin de semana he dado el masaje a una amiga y ha sido muy sanador.
A veces siento presencias de seres de mucha luz. Siento la presencia de Jesús a través de mis manos. Es muy hermoso. No tengo palabras para definir lo que realmente siento, es como si conectara con una parte de mi misma que desea ser despertada.

Dios es grande y le amo profundamente.

Gracias Libre por tu aportación a la humanidad.

Rafa
Amigos de kiwani, mi nombre es Rafael, mi oficio el de carpintero. Pero también soy un buscador, un peregrino en el camino de la vida, que como todos, en algún momento de nuestra existencia sentí la necesidad de respuestas a esas preguntas que nos asaltan desde lo más profundo de nuestro Ser: “¿cuál es el propósito de la vida? ¿quiénes somos y qué hacemos en este planeta y con esta maravillosa oportunidad que se nos ha dado que es la vida?”

A todas estas incertidumbres llegué después de comprobar mi propia insatisfacción y sufrimientos físicos; de no comprender este absurdo mundo que hemos creado con nuestro inconsciente colectivo, pasando por todo tipo de crisis emocionales, físicas y espirituales.

Un buen día llegó a mí un libro, “El libro de la vida”, escrito por otros magos con los que pasado un tiempo conocí y compartí esta herramienta iniciática que es el Sagrado arte de lavar los pies.
Hoy, pasado casi un año es mi deseo dejar constancia de mi experiencia, de cómo ha sido mi despertar, pues voy encontrando respuestas a esas dudas que se van desvelando en mí, teniendo una mayor comprensión de la mística de la vida, y encontrando las respuestas a esas demandas del alma que todos necesitamos cuando llega el momento de la madurez.

Como os decía, antes de conocer esta herramienta, mi vida era como la de un náufrago que vive con la incertidumbre de hundirse y no saber donde afirmarse.
Después de activarme con el lavado de pies quizá siga siendo el mismo náufrago, pero con una barca y dos remos, la sabiduría y la compasión, que en mí se han ido despertando sintiéndome piloto y patrón de mi vida.

Ni que deciros que no todo es de color rosa, que en mi vida siguen habiendo vaivenes y remolinos, tormentas y ráfagas que de vez en cuando me hacen tambalear. Así es la vida cuando te quiere decir algo, esto es lo más normal en cualquier terapia de sanación, es eso que llaman “crisis curativas”, por las que hay que pasar cuando uno decide atravesar la puerta estrecha que llega al corazón. Es como abrir de nuevo la herida mal cicatrizada para hacer la limpieza necesaria y que cierre bien de nuevo. Esto no es lo que más nos gusta, pero en todo camino de desarrollo humano o de sanación hay que ser paciente y constante, y tener el coraje para trascender a esa puerta del corazón.

Mi sensación con este sagrado arte del lavado de pies, es que se nos da la llave que nos permite ese “segundo naciemiento” al espíritu, al conocimiento y la sabiduría de nosotros mismos para convertirnos con la magia del Amor en otros nuevos, pues como dijo un gran maestro de nuestro tiempo: “no metaís vino viejo en odres nuevos, pues el odre se romperá”. El odre somos nosotros y el vino viejo son nuestros patrones, miedos e incertidumbres a los que estamos aferrados desde el momento en que el velo del útero materno se abre y venimos a la luz.
Con esta herramienta se nos brinda esa oportunidad del segundo nacimiento al espíritu, a la chispa divina que somos.

Comparo también esta herramienta con cualquier terapia que nos ayuda y estimula nuestro cuerpo físico, pues ésta es la herramienta que estimula nuestra Alma. Es semejante a un diálogo entre almas para su sanación. Con esto hago otra referencia a las palabras de ese maestro cuando le preguntaron: “Rabí, ¿cómo hemos de sanar nuestros cuerpos?, y él le respondió, ¡¡cómo váis a sanar el cuerpo si primero no sanáis el Alma?”.

Este es mi testimonio, el mensaje que quiero dejar a todos aquellos que se acerquen y practiquen este arte lo practiquen con constancia y con coraje. Os animo a que probéis y comparéis por vosotros mismos dónde y cómo buscar los tesoros que todos llevamos ocultos.

¡¡Que la paz sea con vosotros!!

 

 

KIWANI

 

En su día, LIBRE y un grupo de amigos cercanos que trabajamos e investigamos con el Olvidado arte de lavar los pies, creamos una asociación con el nombre de “kiwani” para proteger y dar a conocer esta herramienta y trabajar con mujeres y niños maltratados así como personas en fase terminal.
Actualmente esta asociación no existe oficialmente, aunque este grupo de amigos cercanos continuamos comprometidos y desempeñando esta labor y hemos dado a conocer esta herramienta e impartido talleres en distintos lugares del planeta.

Kiwani es el nombre de una chamana lakota Sioux que significa “la que despierta”; por esta razón LIBRE escogió este nombre, pues el arte que nos dio para compartir trata sobre ese gran despertar de la conciencia.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

¿Cómo sé si soy capaz y si estoy preparado para practicar el Olvidado arte de lavar los pies?

Lo más importante es que seas sincero y honesto contigo mismo en el propósito de tu búsqueda. Si quieres liberarte del sufrimiento y desarrollar todo el potencial que llevas dentro y si estás dispuesto a tomar un compromiso serio para practicar esta herramienta con continuidad, entonces sí puedes realizar un trabajo profundo de purificación y transformación. La propia inteligencia del amor te irá guiando y te irás llenado de valor y de fuerza en tu caminar.

¿En qué lugares se organizan los talleres del “Olvidado arte de lavar los pies”?

Generalmente estos talleres se organizan en las diferentes ciudades o lugares donde nos lo solicitan y ahí se imparten (centros de yoga, casas o espacios particulares etc…), y en algunas ocasiones donde los instructores lo organicen.

¿Qué duración tiene un taller?

Normalmente comienza a las 9.30 ó 10 de la mañana y termina aproximadamente a las 19 horas. Es muy importante que cada participante permanezca desde el inicio hasta el final para poder recibir la enseñanza completa.

¿Puedo utilizar una grabadora o cámara fotográfica durante el taller?

No, no están permitidas.

¿Dónde puedo comprar los libros del “Olvidado arte de lavar los pies”?

En la actualidad estos libros se los ofrecemos únicamente a las personas que asisten al taller y que toman un compromiso serio con la herramienta para que les pueda servir de orientación y apoyo. Esa fue la verdadera intención con la que se escribió, aunque en un principio y para dar a conocer esta herramienta también se ofreció en distintos lugares y tiendas.

¿Se puede trabajar el masaje a una persona alcohólica o con problemas mentales?

Las únicas excepciones en las que no se recomienda aplicar este masaje son en los casos de personas que padecen graves desórdenes mentales, como esquizofrenia o paranoia y también en los casos de alcoholismo. En estos casos que hay desórdenes psiquiátricos y una pérdida de la realidad no se aconseja ya que puede ser muy contraproducente. Y siempre en estos casos si tienes duda, se aconseja dirigirte a las personas más especializadas en este arte para recibir orientación.

¿Para asistir al taller del “olvidado arte de lavar los pies” es necesario tener algún conocimiento técnico, de anatomía o de sanación?

No, no es neceario. Es una herramienta universal y es bienvenida cualquier persona sincera que esté abierta y dispuesta a crecer como ser humano y que quiera asumir la responsabilidad consigo mismo y con su entorno.

¿Es correcto o no cobrar el Olvidado arte de lavar los pies?

Desde nuestra experiencia en kiwani y en cuanto a los talleres del Olvidado arte de lavar los pies, hemos de aclarar que en un principio y durante años tanto Libre en España como Toño en México los ofrecimos siempre de una forma totalmente altruista. La liberación del sufrimiento y el valor de la libertad es algo invaluable.
Ocurría que en las charlas de estos talleres y al mostrar y compartir este masaje, muchas personas no estaban realmente presentes, se divertían y pasaban un buen rato, y de esta manera no aprovechaban la herramienta al no valorarla ni darle la importancia que realmente tiene, -cuando te regalan algo que no lo has ganado y pagado con tu esfuerzo no lo valoras, y al contrario, cuando tú te ganas algo con tu sudor y con tu esfuerzo, la valoración es diferente-.
Hubo incluso personas que nos cedían espacios y dedicaban su tiempo a colaborar preparando los talleres, y nos encontrábamos con la situación de que los asistentes a estos encuentros no les correspondían con una pequeña aportación para cubrir los gastos mínimos del local que nos cedían…, etc. Y de esta manera fuimos viendo la frustración de muchas personas que en un principio estaban motivadas y abiertas al servicio.
En nuestra experiencia con los talleres de esta herramienta nos hemos dado cuenta de que el ser humano generalmente y salvo algunas excepciones, no tiene desarrollado un verdadero sentido de la gratitud y la generosidad, al no ser conscientes del desgaste de energía que suponen estos talleres, así como el tener que viajar y los gastos de transporte y alojamiento…
Por todo ello y hasta la fecha decidimos poner un precio justo para realizar los talleres. Y es gracias a estos recursos económicos generados que la herramienta ha podido continuar su extensión y llegar con seriedad a otros lugares y otras personas, ya que estos recursos son utilizados para el mismo fin.

Y por otro lado en cuanto a la práctica del masaje fuera de los talleres, lo ofrecemos generalmente de manera altruista a todo aquel que lo necesite y nos lo pida de corazón, aunque sí estamos abiertos a recibir cualquier aportación voluntaria. Y sólo excepcionalmente y cuando lo sentimos necesario es entonces que pedimos una cooperación.
Aclarar también que no es lo más esencial si tú le has puesto un precio a este masaje, sino tu actitud y tu nobleza al servirlo. Y aunque no es una herramienta para comercializar, sí es importante que la valores. Por ello cada quien ha de decidir como valorarla y el precio justo que le quiere poner según le dicte su corazón y su conciencia, o igualmente si lo quiere compartir de manera totalmente altruista o a través de algún intercambio.